miércoles, 21 de agosto de 2013

Lugares que molan; Gibraltar.

Hola a todos:

No prometeré más veces la reapertura de este blog, no tengo la constancia suficiente, pero hoy os voy a hablar de un sitio chupiguay: Gibraltar, ese peñón que hay en nuestros corazones y los de las casas de póker online, y por el parece que reñimos de vez en cuando con esos señores que comen "fish and chips" y se ponen calcetines blancos o de otro color con las sandalias; los británicos -su diferencia con los alemanes es que estos últimos sólo se los ponen blancos-.

Hagamos un poco de historia -breve por supuesto-. Hacia el 1700, Carlos II "el hechizado", nuestro último Habsburgo, muere sin descendencia. Ante esto, una serie de monarcas europeos, riñen en algo que podría recordarnos una pelea tabernaria, por la sucesión del reino de España. Hablo de pelea tabernaria, pero sería más correcto denominarlo una "pelea de Nochebuena en casa de la abuela", porque todos eran familia del difunto Carlos II, y además, todos eran familia entre sí, con lo cual, todos se veían con derecho a ocupar el trono. 
¿Qué pintan aquí los ingleses? Pues muy fácil. Haciendo una porra para ver quién ganaba en el enfrentamiento, casi cualquier resultado llevaba a una alianza entre España y otra potencia, lo cual hubiera hecho muy difícil la situación marítima y estratégica para Inglaterra, por lo cual, ese país que nos ha dado personajes tan estupendos y dispares como James Bond, Benny Hill o Mr. Bean, decide meterse en el ajo. Al brebaje producido por esta coctelera de la cual he omitido deliberadamente el ochenta por cien de los elementos, le llamaremos "guerra de sucesión española", y tuvo entretenidos a los europeos hasta 1713, año en el que se firmaron los tratados de Utrecht -paz en casa de la abuela-. Para no aburriros más y en torno a lo que nos interesa, España cedió a Inglaterra por las molestias y por reconocer al monarca que heredaría el reino español, la soberanía sobre la isla de Menorca -que duró hasta 1802-, y un trocito en la punta de la península, llamado Gibraltar. ¿El rey? Felipe V de Borbón, también conocido como "el Animoso". Hay infinidad de cosas más en todo esto, y una página que se llama Wikipedia para el que esté interesado, así que seguimos adelante.

¿Qué se hizo con este trocito de Cádiz? Una cosa que se ha hecho con todos los territorios ocupados; repoblarlo. Allí se estableció una colonia de italianos, judíos muchos de ellos de origen sefardí poniéndose a salvo de la Inquisición -éramos el único país en el que perduraba-, norteafricanos, malteses, e ingleses, por supuesto. 

¿La relación posterior de España con Gibraltar? Mala, durante el siglo XVIII, fue sitiado al menos un par de veces por España sin grandes resultados, de repente, la roca parecía tener interés, pero los ingleses jamás la soltaron. Hombre, legalmente, era suya. Pero demos un salto en el tiempo.

Hacia 1909, los ingleses levantan la verja, que si bien no fue absolutamente impermeable, sufrió ocasionalmente cierres  más o menos rigurosos. Esto no fue impedimento para que durante la Segunda Guerra Mundial, el peñón tuviera un incalculable valor estratégico para los británicos. A principios de 1960, la ONU decidió que Gibraltar como última colonia dentro de Europa, debía entrar en un proceso de descolonización caminando hacia la soberanía compartida, y los británicos, muy democráticos ellos, consultaron a los interesados -los gibraltareños o "llanitos"-, qué les parecía. El resultado fue poco sorprendente. Los consultados eligieron "autodeterminarse", así que como solución, se les otorgó por parte de Londres una carta magna y se les dio el estatus de "territorio británico de Ultramar", lo cual les daba una nada despreciable independencia administrativa y legislativa interna, pero dejaba los asuntos internacionales y de defensa en manos de la metrópoli. Esto ocurrió en 1969, contravino las resoluciones de la ONU y provocó un hermoso cabreo al general Franco, que cerró la verja a cal y canto, permaneciendo el cierre hasta 1982 con Felipe González al frente del gobierno español y muerto y enterrado en el Valle de los Caídos el antes citado general. En esa época, también se cabreaba con el tema este cantante patrio,"José Luis y su guitarra", que por cierto, ese día se la debió dejar en casa. En fin... una interpretación sentida, tanto que cuando le escucharon, los ingleses estuvieron a punto de devolvernos el peñón con tal de no ver ni oír a este hombre... no, es broma.



Pero hoy, ¿cuál es el verdadero problema de Gibraltar?, ¿por qué riñen con España como lo hacen?¿Qué tienen de españoles y qué no? ¿hay soluciones? Vamos a intentar responder a alguna de estas preguntas.

En primer lugar: Gibraltar es un hermoso, florido y próspero paraíso fiscal, más tupido e impermeable que Suiza o Andorra. Las empresas domiciliadas en Gibraltar, son intocables e ininvestigables, y las cuentas de sus bancos, son opacas como la cristalería de los Stark de Invernalia. Esto hace que a todos los mangantes del mundo mundial les interese mantenerlo como está, y como esos mandan más que los gobiernos, pues ya sabéis. No tienen IVA, no tienen aduanas, no son territorio Schengen, con lo cual, dejan entrar y salir a quien quieren... Vamos, unos siete kilómetros cuadrados de paraíso donde cada uno puede hacer lo que se le ponga en la costura de los gemelos siempre que no moleste a los que mandan allí, como por ejemplo, montar el mayor centro global del juego online sin pagar apenas impuestos de lo recaudado en todo el mundo. Un paraíso, vamos. Los delincuentes europeos no pueden ser perseguidos en Gibraltar por las policías de la Unión -salvo por la británica, claro-. Durante la era Thatcher, unos terroristas del IRA fueron abatidos allí por el ejército británico, o sea que cuidadín, ellos sí que pueden, y ya hemos dicho que no hay que molestar -normal por otra parte-.
¿Por qué se meten con España? Buena pregunta de fácil respuesta: porque quieren, porque pueden, y porque se entretienen en ello. Por mencionar alguna "perla", el tratado de Utrecht no les otorgó aguas territoriales, pero ellos se las toman sacando a punta de ametralladora de la bahía a pescadores y lanchas de la Guardia Civil, ensanchan su territorio metiéndose en el de Algeciras y usando arena de Tarifa -me gustaría saber cómo se lo organizan con los alcaldes españoles de la zona-, echan cubos con pinchos para que los pescadores españoles no entren, etc. ¿Esto lo hacen los ingleses? No. Son los propios gibraltareños, ese es uno de los problemas de Gibraltar; tienen políticos como en todas partes, y a la larga eso no les beneficia, y no solo no les beneficia, sino que les acabará perjudicando. Vamos a ver; todo politiquillo populista elegido en el peñón, tiene que hacer algo para demostrar lo machote que es, y lo más rentable es hacérselo a quien sabe que no va a rechistar, o sea, España. Si España rechista, viene la armada inglesa y nos aporrea, cosa que encantaría a los políticos gibraltareños, que normalmente pertenecen al partido conservador británico, que nos quiere como una madre, vamos. Pero imaginaos a un gobernador gibraltareño tomándose unas cañas con los amigos en un bar: "-los españoles se pusieron tontos y les metimos así con el portaaviones, y así, así....-puño en "cobra" y media lengua fuera" Más o menos así.......






¿Esto en realidad beneficia a alguien? Tampoco, y a ellos mismos menos que a nadie. No estoy en la cabeza de Cameron, pero no creo que a ese inglesito le apetezca que le creen problemas donde no los tenía. Cada vez que los "llanitos" empiezan a hacer la puñeta, al inquilino de Downing Street le debe doler la cabeza. No se han dado cuenta el gobernador Piccardo y sus muchachos, de que lo que les puede pasar si molestan es que se les acabe el chollo antes o después. Si se dedicaran a defraudar y a hacer negocios sin molestar a España y a Gran Bretaña, seguro que les iba mejor. Así, lo que puede pasar a la larga, es que esa máquina de destrucción económica y social que es Europa, con la bendición de su propia metrópoli, les ponga al nivel del resto de los territorios europeos, y entonces, se acabó lo que se daba. De hecho, lo que está ocurriendo ahora es un amago de esa situación; Gran Bretaña ha sometido el asunto al arbitrio de Bruselas. Luego, acatará la decisión o no, pero de momento, se desentiende del tema más que otras veces.
Venga, vamos a rebajar un poco la tensión. Una cosa muy buena que vino de Gibraltar fue este cantante encantador, Albert Hammond, su forma de cantar era dulce y realmente bonita, y el tío tiene cara de buena persona y sin el cabreo de Jose Luis el que se dejó en casa la guitarra. Os iba a haber puesto un video del año 77 de TVE, pero es que estaba realizado por Lazarov y no dejaba quieto un momento al artista, entraba por un lado de la pantalla, salía por otro y era un mareo. Esto es más actual y más relajado también.



Y ahora, vamos más allá. ¿qué estamos haciendo los aguerridos y patrióticos hispanos ante el problema del Peñón? Otra gran pregunta sin grandes dificultades en la respuesta; normalmente nada, peeeero......
ahora, tímidamente, parece como si quisiéramos hacer algo.
Habrá poca gente más en desacuerdo con este gobierno en casi todo de lo que lo estoy yo, pero frente al "buenrollismo" del amigo Moratinos en el gobierno pasado, este tal Margallo, ha dicho que "se acabó el recreo", y está actuando de una manera sorprendentemente firme, con esfuerzo diría que hasta impecable por lo progresiva, y si va en serio, hasta lógica. 
Claro hombre, por tierra sólo se puede acceder al peñón a través de España, lo cual les convierte en dependientes. Si les cierras la puerta, les ahogas, ¿es que nadie se había dado cuenta?
Cobrar un peaje a todo el que entre, cortarles el acceso a los servicios españoles, hacer que replieguen sus empresas en la Costa del Sol -son tentáculos de un entramado evasor casi todas-, por ejemplo, quitarles las 60.000 líneas telefónicas que les puso Telefónica de España y con las que operan sus casinos online -Telefónica o MOVISTAR está participada casi mayoritariamente por el Estado español-. A las malas, se les puede hacer polvo sin disparar un solo tiro, pero...
¿habrá el atrevimiento político necesario para hacer eso?
Porque los mangantes de por aquí, seguro que tienen mucho dinero metido en el Peñón, eso también lo tengo claro. ¿Se atreverá el actual gobierno con eso, sabiendo lo que sabemos? Lo ignoro, pero son los únicos que han hecho algún ademán de ello hasta el momento.
Y además, creo que lo que se plantea no es la soberanía. Gibraltar no es español a pesar de la ONU. Ni ellos quieren serlo, ni Gran Bretaña va a renunciar a su plaza estratégica en el estrecho, para lo cual tiene su fuerza militar y la de los Estados Unidos, su aliado natural e histórico, ni los grandes capitales se van a dejar quitar ese oasis. Aquí lo que se dirime es una convivencia sin abusos por ambas partes y la sujeción a un derecho pactado que propicie dicha convivencia, y no hay mucho más.
Bueno, y acabando esta disertación abruptamente, os pongo un clásico, primero en su versión original; los tres sudamericanos. ¿a que molan?




Esta me gusta más aún. Hasta otro día, salaos. Y recordad, de momento no vayáis por allí. A mí no me dejaron entrar cuando fui en 2010. Bueno, no es cierto, fue la Policía Nacional quien no me dejó salir de España, pero esa historia os la cuento otro rato.




1 comentario:

Fernando Claros dijo...

¡Magnífico Rodolfo! Eres un historiador de pro